Para una mayor comprensión del proceso, distinguiremos tres momentos:

Pre Operario

Estudiaremos cada uno de los casos individualmente y, tras comprobar que se cumplen los requisitos anteriormente expuestos, se procederá a una serie de análisis y exámenes de cara a preparar todo lo necesario para el éxito de la intervención.

Operación de Lipoescultura

Tras el visto bueno de nuestros especialistas, se citará al paciente para realizar la intervención. La operación suele tener una duración de entre 1 y 3 horas, dependiendo del número de zonas a tratas y la cantidad de tejido graso que se desea retirar. Las zonas que pueden tratarse son los brazos, el abdomen, el pecho, los glúteos y las piernas.

La anestesia podrá ser local o general, dependiendo de cada caso. Habitualmente para las zonas localizadas, donde se va a extraer una cantidad pequeña de grasa, usaremos la anestesia local. Si, por el contrario, la cantidad de grasa a extraer es mayor, recurriremos a la anestesia general. El tipo de anestesia que utilizaremos también dependerá de la “peligrosidad” de la zona a intervenir.

    Normalmente no es necesario pasar la noche en la clínica, ya que son intervenciones no invasivas y con unas horas de ingreso suele ser suficiente. En el caso de ser múltiples zonas las tratadas, el cliente pasará la noche en la clínica y al día siguiente, tras ser examinado por nuestros especialistas, podrá irse a casa.

    Post Operatorio

    Tras la intervención, la zona tratada estará totalmente vendada y se usará una prenda de presoterapia o prenda de compresión (prenda similar a una faja especial para ayudar a que su piel se adhiera a los nuevos contornos de su cuerpo) durante un mes o mes y medio. Después de un uso continuo de las prendas durante el periodo recomendado, se aconseja un breve período de descanso (por lo general 12 horas). Los períodos aproximados, éstos podrán modificarse en función de la zona a tratar y la dificultad de la intervención.

    La zona intervenida estará inflamada, con edemas y moratones durante un tiempo muy inferior que con cualquier otro tipo de tratamiento. Serán necesarios unos buenos cuidados y un tratamiento adecuado para una progresión rápida y eficaz. Es importante evitar todo posible contacto con el sol hasta que se cure por completo.

    Los resultados en algunos casos, pueden verse desde las primeras semanas, pero los resultados finales se observarán en un máximo de cuatro a seis meses después del procedimiento. Dichos resultados son permanentes y las glándulas grasas no volverán a aparecer. Se aconseja un mantenimiento de peso corporal.

    Menú